La cantante Buika dice que vive sin filtros y es verdad. Cuenta sin miedo y desnuda, no porque se haya quitado la ropa para responder esta entrevista, sino porque “aprendió a no vestirse”. Ir en cueros por la vida es tirar los escudos a la basura y atreverse a hablar mirando a los ojos y dejando que te miren de igual modo, aunque eso suponga que te vean por dentro, con todas tus debilidades, tus imperfecciones, tus miedos y tus contradicciones. 

Sin embargo, ella lo prefiere. Explica que cuando ha tratado de engañar a “sus jefes”, que es la manera en la que se refiere a su público, a quien siente que se debe “porque le salvó la vida”, le han pillado y no la han comprendido. 

Acaso tú no te sientes famosa? Te lo digo porque yo la noche pasada no dormí por el hecho de que hoy  iba a entrevistarte… 

Yo creo que a ti te ha pasado eso no tanto por lo de “la famosa” como por la persona a la que ibas a entrevistar, porque estoy segura de que hay famosxs que no te ponen nerviosa. Según me has dicho eso, yo he pensado en la noche anterior a encontrarme con mi novio por primera vez. No dormí, me puse súper nerviosa. Dos días antes quedé con un colega y llegué tarde porque me quedé dormida. Hay personas con las que una tiene una conexión de la que no se puede hablar debido a que no hay datos, pero que existe. No sé por qué pero creo que voy a conocer a una comadre, pensaste, quizá. 

¿Pero has interiorizado lo que supone lo que significas para la comunidad afro? ¿Tú sabes el orgullo que es para mucha gente que estés donde estás?

Yo no soy consciente. Creo que una de las cosas que le agradezco a la vida es que, pese a los tragos amargos, no se me ha quitado la inocencia. Es más, mi inocencia ha crecido. De niña, de hecho, era un bicho, las liaba pardas… 

¡¿Ah sí?!

Sí, pero luego lo he entendido. La creatividad es una putada, hasta que descubres lo que te pasa , pero si no la dominas, de niñx, inventas unas historias que para qué. 

Y a veces hasta la aplacas. 

Sí. Yo tengo que reconocer que me divertí mucho y me encantó lo que descubrí, lo que había detrás de contar la verdad. 

¿No tienes miedo a desnudarte y contar la verdad en un mundo en el que mucha gente va con escudo?

Más que desnudarte, aprendes a no vestirte. No es algo tan simple, me consta. Desde tu naturalidad sin filtros, si alguien se ofende, entiende que tú puedes hacerte responsable de lo que dices pero no de lo que el resto entiende. 

Vivir sin filtros a mí me ha traído solo amor por parte de las personas de mi entorno. 

En algún punto de la entrevista, hemos hablado de etiquetas, de alguna manera… ¿No estás cansada, tantos años después de comenzar tu carrera a nivel profesional, de que te pregunten acerca del estilo de música que haces, que si flamenco, que si no flamenco, que si…? ¿Sigues respondiendo? ¿El qué? 

No me he enterado mucho porque vivo en mi mundo. Yo contestaría a todo que sí. Soy una buenrollista total. 

¿Y crees que ser buenrollista es un ingrediente fundamental de alguien que se dedica al arte  a tu nivel? 

Creo que sí, aunque cada uno tiene que ser como es. Yo decidí ser buenrollista, no me lo trajo la vida. Por elección dejé de lado la tristeza o los traumas sin sentido, ¿para qué si quiero estar tranquila, vivir bien, comer bien y echar unos polvos que te cagas?. 

Tiene que haber un momento del día en el que si tienes complejo por no sé qué o recuerdes algo malo, desconectes como sea, haciendo deporte, viendo una peli o de la manera que decidas.

Chavela (Vargas) me dijo una cosa muy bonita acerca de las mujeres pero yo lo traslado a todas las personas: no hay que tenerle miedo a la soledad, hay que buscarla. Un ratito al día, un día a la semana, cuando sea, pero hay que buscarla porque es el único lugar desde el que tú te puedes construir sin ideas de otrxs y eso es importante. 

La mujer no tiene que tenerle miedo a la soledad nunca. 

El confinamiento nos ha enseñado eso, creo… 

Estar solx es un hecho y no pasa nada. Sentirse solx es para mí no tener ideas. Hay tanto que hacer que es maravilloso.

El regalo más grande que me deja mi madre es el no tener esa capacidad de sentirme sola. Mi madre estaba haciendo cosas todo el tiempo, se graduó en la universidad con 70 años. No para, hace, hace, hace… Eso y su fe han mantenido su capacidad de seguir. Hay que dedicarle tiempo a dejar un legado, ya que es una manera de continuar, enseñar algo, dejar huella, que tu mensaje continúe. 

 Un día, una mujer mexicana me contó su historia en un hotel de Los Ángeles. Me dijo que no tenía documentación y que le pagaban mal, sin saberlo,  salvó el show de esa noche por una serie de circunstancias y nunca lo sabrá. Gracias a ella no se canceló. Eso demuestra que todas las personas de este mundo somos importantes. Ella me dejó su huella. 

Santana me comentó que parte de nuestro trabajo consiste en hacer saber que todas aquellas personas que no tienen voz sepan que son dignas hijas y portadoras de la Gracia de Dios, de lo más bello de este mundo, y es verdad. La vida en sí nos hace especiales a todxs y eso es algo que yo quiero trasladar a todxs mis hermanitxs afrodescendientes. 

Click en el botón abajo para ir a Afroféminas y leer la entrevista completa de Lucía Mbomío:

Siguenos en:

Siguiente entrada

Buika: «Mis planes son gozar de las cosas ricas de la vida»

Mar Sep 1 , 2020
Hacer lo posible para seguir en comunicación con la tribu, esforzarme mucho cada día para hacer que las canciones y los nuevos proyectos lleguen lo más lejos posible. Planeo también sentirme muy bien y gozar mucho de las cosas ricas de la vida.